¿En dónde te encuentras en la evolución de tu conciencia?



¿Que es lo que realmente sabes?

Entre los grandes maestros que me he encontrado en la vida, se encuentra mi

querido Javad, el Derviche, que como todos los demás, lo único que posee es

una túnica y una canasta. Ellos danzan dando vueltas sobre su propio eje con

vestidos largos y su danza es muy hermosa, haciéndoles entrar en un estado de

contemplación profundo.

Dentro de sus múltiples enseñanzas, él me enseñó que las personas pueden

estar en alguno de los siguientes niveles de conciencia:

Los que no saben que no saben.

Los que saben que no saben.

Los que no saben que saben.

Los que saben que saben.

1) Los que no saben que no saben

Son los que creen que saben y en realidad su gran ego les impide darse cuenta

que en realidad son los que no saben. Son prepotentes, abusan de su autoridad

y se creen superiores. Y de ellos está lleno el mundo. Son ignorantes por naturaleza y

su soberbia les impide aprender más.

El no saber que no sabes es algo delicado, implica trabajar arduamente

en la humildad para reconocer el hecho de que no sabemos.

2) Los que saben que no saben

Siempre buscan aprender más y son muy curiosos. Se encuentran buscando

respuestas siempre. El saber que no sabes ya es una ganancia enorme, porque

al menos te da la oportunidad de reconocer que estás vacío, conocer lo que

necesitas, y luchar para obtenerlo.

3) Los que no saben que saben

Son personas humildes, que al entrar a su centro y encontrarse con su Naturaleza Divina, adquieren una sabiduría muy especial y la proyectan. Es como si

canalizaran a la divinidad.

En tu ser encontrarás que tú ya lo sabes todo, que lo único que tienes que hacer

es contemplar a tu Naturaleza Divina para que ella te diga todo lo demás,

y te lleve en automático hacia la conciencia.

4) Los que saben que saben

El que sabe que sabe es una persona sumamente sabia y humilde, que

comprende que en realidad le falta mucho para saber. Sócrates entre más sabía

y conocía decía: “Yo sólo sé que no sé nada.”

¿A qué grupo perteneces tú?

¿Pregúntale a los demás, a cuál creen que perteneces tú?

¿Qué necesitas para acrecentar tu nivel de conciencia?

Decide tú a cuál de estos cuatro grupos perteneces y qué te hace falta para

llegar a donde quieres estar, para que desde ahí tomes una postura ante la vida.

Si Dios conmigo... ¿quién contra mí?


Michel Domit




24 vistas
Derechos reservados ©2019, Michel Domit Gemayel | Aviso de Privacidad
Suscríbete al newsletter