La culpa mata¡libérate ya!



La culpa es un sentimiento tortuoso y a la

vez, un mecanismo fantástico de alarma para

corregir el rumbo equivocado.



Nos sentimos culpables cuando nuestra conciencia nos está pidiendo que observemos

algo incorrecto que hicimos, que no va de acuerdo a nuestros principios,

y por lo tanto debemos subsanar y corregir el daño para lograr convertirnos en

mejores seres humanos. Sin embargo, para que la culpa resulte útil, hay que

atenderla de inmediato, antes de acostarte, jamás durmiéndote con ella, porque

una vez atendida, ya cumplió su cometido. Si no te ocupas de corregir los errores

y enmendarlos inmediatamente, ésta podría convertirse en tu peor enemigo y

permanecer contigo para toda tu vida y después eternamente. Y por si fuera

poco, además puede causarte graves daños en tu personalidad y en la salud

de tu cuerpo, mente y espíritu; y acabar por matarte a través de enfermedades

tan graves como el cáncer.

El Dr. Carl Simonton, a través de sus investigaciones científicas, encontró que la

mayoría de los enfermos de cáncer cargan consigo grandes culpas, y que sólo

trabajándolas profundamente a través de terapias psicológicas, además del

tratamiento médico, los pacientes mejoraban verdaderamente.

¿Cómo hacer útil la culpa y erradicarla?

1º Identifica y define el origen de la culpa y en qué actuaste incorrectamente.

2º Pide perdón a los agraviados y corrige la falla o restituye lo que hayas dañado

si es posible.

3º Asegurarte de perdonarte por completo a ti mismo.

Ejercicio del perdón

Imagina que en tu corazón hay un diamante brillando intensamente y que cada

facetas tiene una copia de cada una de tus máximas cualidades. Con los ojos

cerrados visualízate frente a ti tomando con tu mano derecha el diamante de tu

corazón diciéndote a ti mismo: “Aquí te entrego este diamante con mis máximas

virtudes para que tú no vuelvas a cometer ese error y no dañes nunca más a nadie”;

insértalo en el corazón de tu imagen frente a ti, e imagina cómo tu corazón

empieza a irradiar luz y energía mientras te dices: “Hoy te perdono porque eres

un ser humano y te equivocas ya que no eres perfecto, así es que con este acto

te libero de toda culpa y te perdono”. Inhala jalando luz de Dios por tu coronilla,

llenando todo tu Ser de luz, y al exhalar, saca toda la culpa para siempre.

Para poder sanar tu vida hoy, detente y contesta con profundidad lo siguiente:

1. ¿Qué tantas culpas cargas hoy y desde cuándo? LRA

2. Enumera y describe cada una de ellas.

3. Ordénalas jerárquicamente por orden de importancia.

4. Escribe a quién tienes que pedirle perdón y por qué.

5. Pide perdón por cada una. Si la persona ya no vive, hazlo imaginariamente.

6. Perdónate a ti mismo por cada culpa.

Asegúrate de viajar ligero de equipaje y jamás cargar culpas ni emociones

negativas.

Si Dios conmigo, ¿quién contra mí?...


Michel Domit




23 vistas
Derechos reservados ©2019, Michel Domit Gemayel | Aviso de Privacidad
Suscríbete al newsletter