¿Por qué y para qué me está sucediendo esto?

Las experiencias dolorosas o difíciles nos ayudan a adquirir

un mayor nivel de conciencia. Por eso, es importante que

siempre que te enfrentes a una, la uses para crecer sin

guardar sentimientos negativos





Las religiones consideran que venimos a esta vida a cumplir nuestra misión. Para

lograrlo, es importante adquirir un mayor nivel de conciencia, aprendiendo de

cada circunstancia que se nos presenta, para así partir a la vida eterna con mayor

paz, sin ninguna emoción negativa.


¿Aprendiste ya todo lo que viniste a aprender en esta vida? ¿Estás limpio de

resentimientos, rencores, culpas o cualquier emoción negativa? ¿Crees que tu

alma está lista para enfrentarse a la eternidad?


En muchas ocasiones las circunstancias se presentan en formas incómodas o

dolorosas, por lo que mantener una actitud de aprendizaje es difícil. Como

consecuencia adoptamos el papel de la víctima generando autocompasión y,

algunas veces, hasta renegando de Dios, creando un gran estancamiento.

¿Qué tan a menudo te sientes víctima, con autocompasión y buscando lástima?


Es importante recordar que aprendemos más del dolor que del placer; por

eso debemos mantener siempre una actitud abierta para aprender aun de las

más grandes tragedias, pues muchas de éstas nos han dejado nuestros más

profundos aprendizajes.


¿Qué tanto has crecido con las experiencias dolorosas en tu vida?

Mantener una actitud positiva durante un evento negativo o doloroso no es algo

imposible. Es mucho más fácil de lo que pensamos, lo único que debes hacer

es preguntarte: ¿por qué y para qué me está pasando esto?


Sólo concentrándonos en entender por qué y para qué, podremos mantenemos

serenos, haciendo a un lado cualquier emoción o sentimiento negativo (enojo,

frustración, resentimiento, celos, etcétera) proveniente de nuestro demonio

interno o voz chinga-quedito, que lejos de ayudarnos nos impide aprender

eficientemente.


¿Qué tanto eliminas tu enojo y te mantienes tranquilo y en paz ante la adversidad?


A la vez hay que aprender a no enganchamos con los factores externos. Requerimos

no reaccionar ante los demás, sino accionar siempre positivamente a

pesar de recibir cargas de agresión, indiferencia o cualquier actitud negativa. Por

ejemplo, Jesucristo jamás se ofendió ante sus agresores y por eso sus últimas

palabras en la cruz fueron: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.


¿Te enganchas con la agresión o reaccionas desde tu Naturaleza Divina?

¿Qué tanta comprensión buscas tener ante las agresiones de tus semejantes?

¿Qué tanto te esfuerzas por entender lo que te sucede en lugar de enojarte?


El secreto de accionar en lugar de reaccionar es comprensión y paciencia.


Si Dios conmigo, ¿quién contra mí?...


M E D I T A C I O N E S P A R A R E N Ä S E R

Accede a las meditaciones en el siguiente link:

https://www.renaser.mx/meditaciones-para-renaser?fbclid=IwAR2FwS13Qdjdt-dgOx0MCbeRwqw3_fo9yJtLX9TCeWs51x2Zn9nnBEk-6Jw




174 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Derechos reservados ©2019, Michel Domit Gemayel | Aviso de Privacidad
Suscríbete al newsletter